Google Search

lunes, julio 12

consulta desde la via lactea


Para el Lector

Aunque estabas buscando algo más
en el espejo, no puedes evitarlos ¿o sí?
Las arrugas del sarcasmo, las patas de gallo del insomnio,
y la vista nublada de la indecisión,
y la voz silenciosa diciendo mira, qué hora es, y tu nombre, y por qué
no te acuestas
para que estés descansado mañana.
Entonces el sueño se enciende.
Y sin embargo, una esperanza distante te mantiene de pie. ¿Sigues de pie, o no?
Aunque es tarde ya y la pregunta que estabas
haciendo,
¿Quién soy yo?
se ha convertido en algo diferente.
¿Qué hay ahí?
¿Cómo ha dejado de protegerte
el táctil amnios del hábito? Retirado de ti mismo, no estás solo. No obstante cuando

te has ido,
no lo estás. Y la noche se descarga
a sí misma en colinas, en grava de río y remolinos, raíces
de mangle engrosándose alrededor de anzuelos de pesca perdidos. En la gasolinera

el anuncio del Pegaso se enciende y parpadea y se vuelve a encender
y músculos se crispan en las mandíbulas del despachador mientras que él tiene la vista fija en el garaje,
el código de una banda de tiempo en el pedazo de papel en su mano.
Mientras las estrellas brillan y la mesera sacude las migajas
del mantel, ¿sólo te estás abriendo de nuevo
a la lujuria para estar lleno con algo? ¿Qué es esto? A tu alrededor,


las innombrables, incontables cosas haciendo bullicio en silencio
absorben tu mirar en el preciso momento del contacto, en el instante crítico
cuando tu línea de visión, alzada del espejo y delicadamente bajada
de nuevo
dentro de un surco de la tierra que gira, se atora
y la apariencia se derrama como canción de rana.
Era yo, desde luego, siguiéndote cuando tu guiaste y cuando te quedaste atrás.
Cuánto tiempo nos tomó llegar aquí, a nosotros
que pertenecemos a éste tiempo en todos sus delgados pasajes y en

su totalidad. Solo déjame presionar mi boca en el reverso de tu mano
antes de que la muevas de mi cara.


Traducido con la colaboración de E.M.Test.

pregunta sin fundamento..del psiquiatra

Ahora se acabó la diversión
¿En dónde las palabras empiezan
Estoy tratando de encontrar el camino por delante?
De todos modos usted dice :
La farsa continúa
Pero sus ojos no lo ven
Es la misma vieja canción



Yo no te creo

Las promesas de oro para
Los años han demostró que estaban equivocados
Estoy tratando de dejar un poco de respeto sí
De todos modos usted dice que
Nuestro declive continúa
Pero su orgullo no hace caso
Es la misma vieja canción

Yo no te creo

Y es la manera de jugar
Es la manera que usted desea
De todos modos lo cantan
Es la misma vieja canción

respuesta inferida del codigo y4411

Aun conociendo tu espíritu vuelvo,
campo de oscuros enterramientos:
a la edad en que los lagrimales
descargan juicios fundados,
fui sujeto a tu necrosis.
Acéptame
como a un hijo ciego.
RODOLFO gODINO

respuesta 127-k

LEONARDO Y "LA ULTIMA CENA"

Por encargo de Ludovico "el moro"
deletreé durante tres años la Ultima Cena.
No cometí ningún error,
fue mi voluntad que Cristo y sus apóstoles
se fueran desintegrando con el tiempo.
Cuando la cena sea nuevamente servida
otro Ludovico me encargará rehacerla
hasta que el vino vuelva a escasear.
Confío en la eterna sed del hombre.



Estas manos que te esculpen presumiblemente mías entretejen resplandores y reflejos que nos son comunes. Aquí, en mi taller estás en plena juventud. Los músculos fuertes y tensos, la mirada segura del blanco de su destino. En tus manos rigurosas la honda y su piedra, con la que derribarás a tu mortal enemigo, Goliat, quien desde su altura, ni siquiera te sueña. Mas tú, valiente David sabes que una ausencia magistral te protege. Al igual que yo sientes al campo de batalla como el lugar donde se consumará tu obra. Pero cuando venzas, David, y ocupes tu trono recuerda que en el poder no reside la belleza

domingo, julio 4

cerca de una orilla y la otra


atentos a steve reid tongues
delirante


respuesta del secretario del partido



habiendo superado todos los caminos habituales
intentaba alcanzar una fina raya en la tierra
una luz para iluminar el recorrido largo de sus venas
una verde manía de intentarlo todo
hasta la locura de ir hacia el norte para crear el sur
para crear un gran camino que conduzca
a una vejez bella y memorable
una vejez de 1990
con un libro bajo el brazo
veinte metros de silencio
y 180 mil historias que recordar
.

lo humedo es parte de esta sueño

la novela mental...mi memoria


A fuerza de ver renacer el horizonte mil veces,
cimitarra, mi luna:
Cicatrices del rayo que graba las lìneas de mis manos
Es fuego a ese mar de madera:
Encender , la involución apropiada, la iluminación, entonces la visiòn.
Son las huellas de mis manos
Y si el cielo con su humor celeste, en un sentimiento de advertencia me prepara, a la esperanza, un bello veneno, en la novela mental, mi memoria:
Al silencio de esta nave, que por aguas dulces y saladas,
Entra a la manera que Conrad penetra en el corazòn de las tinieblas
A una jaula de cristal de pilares otomanos

Sumergida en el mar
Navegando de ninguna manera, salvando solo recuerdos
Que como fotografias lanzadas al mar, hacen mosaicos a las olas
Magnètica esperanza de los desesperados
Eres una diosa mirando a fuerza de ver
Tu silencio vive en la lentitud del tiempo:
Aquel que encuentra entre edificios
Imposibles
Voz voz
Voz
La señal un mar de madera
Trayendo la luna como
Una campana rota
Seres escafandrosos
En el fin de mi encierro
La voz busca el oido
Y el silencio miope de la niebla ruega por nosostros
La mujer cambiante y el matador de monstruos
Se sentaron en estas posturas
A dedos de la luz gritando que el tiempo es la verdadera
Justicia
Porque la vida se parece a una bala perdida
Y la verdad debemos producirla: como
Beuys no se contenta sòlo de reconocerla
Somos como el hombre que asierra la rama sobre la que esta sentado

respuesta n3540 de la seccion caida del muro o catre











Hubo un hombre que era un perro persiguiendo
gatos pintados en las aceras
tomó un arma y derribó algunos pájaros
se hizo perro miliciano
asmático y suicida
fue héroe de su propia piedad
de sus propios espectros

veneno y sed ,vidas al pasar

somos como el hombre que asierra la rama donde esta sentado

saltar al vacio