Google Search

lunes, noviembre 15

la vida privada de los árboles fragmentos.....


Fue hace ya mucho tiempo, en un escondido patio de la facultad, mientras fumaba hierba y bebía, a largos sorbos, un pegajoso vino con melón.Junto a un grupo de compañeros de curso habían pasado la tarde intercambiando relatos familiares donde la muerte aparecía con apremiante insistencia.De todos los presentes Julián era el único que provenía de una familia sin muertos, y esa constatación lo lleno de una extraña amargura: sus amigos habían crecido leyendo libros que sus padres o hermanos muertos habían dejado en casa. Pero en la familia de Julián no había muertos ni había libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario